NBA: 5 jugadores del pasado que se adaptarían muy bien a la actualidad

Manute Bol, Mahmoud Abdul-Rauf, Charles Barkley, Bill Russell y Michael Jordan podrían competir en el presente. Te explicamos las razones.

¿Y si existiera una máquina del tiempo? ¿A quiénes traerían de vuelta? Hipotéticamente hablando, la NBA siempre estuvo inmersa en esta clase de debates, especialmente en un certamen (y en un deporte) en el que todo siempre cambia con prisa y sin esperar por nadie. En la actualidad las posiciones se disipan paulatinamente y los jugadores tienen que saber hacer un poco de todo. 

Ya no sirve con ser solo un buen defensor o un excelente tirador. Los especialistas vienen complementados y las estrellas cada vez tienen menos falencias. La técnica individual, la lectura y la velocidad priman y todo es revulsivo. En ese caso, ¿qué jugador del pasado se hubiera potenciado en este esquema? Desde Básquet Plus se nos ocurrieron cinco. 

5) Manute Bol 
Medía 2.31 metros y era una anomalía, no solo por su físico, sino también por lo que podía hacer dentro de la cancha. Sus 2.6 puntos y 4.6 rebotes de promedio por juego durante los 624 partidos que disputó en la liga norteamericana quizás hubieran crecido en esta época. ¿La razón? Su infravalorada capacidad para tirar de tres puntos.

El oriundo de Sudán del Sur no había intentado siquiera un triple en sus primeras tres temporadas en el certamen, pero al llegar a los Warriors en la temporada 1988/89 coincidió con Don Nelson, uno de los entrenadores más revolucionarios de la historia de la NBA. Su progreso fue tal que en la 1992/93 llegó a tener 31.3% en lanzamientos de tres. Eso sí, tomando apenas 0.6 por partido. 

Incluso, en su última temporada en la NBA, la 1994/95, tuvo un porcentaje del 60.0% en triples, esta vez aumentando a 1.0 sus intentos. Su capacidad para lanzar le hubiera puesto como un cuatro o cinco tirador en el básquet de hoy, algo parecido a lo que provoca en Denver su hijo, Bol Bol, quien no deja de asombrar a los fanáticos alrededor del mundo.

4) Mahmoud Abdul-Rauf
Dicen que fue el primer Stephen Curry, capaz de lanzar triples a la carrera como si fueran bandejas. En los 90, su época, la liga era muy física y no sobresalió tanto. Además, sus creencias religiosas le cerraron muchas puertas antes de alcanzar su techo. Eso no le impidió tener grandes actuaciones ante excelsos defensores como Michael Jordan y compañía.

Su porcentaje histórico en la NBA fue de 35.4%, pero en la 1995/96, cuando jugaba en Denver, llegó a promediar 39.2%, una cifra acorde a la realidad del presente. Desde el dribling, saliendo tras cortinas, luego del pick and roll, desde donde sea y como sea, el nacido en Gulfport, Mississippi pudo haber sido un asesino a sueldo en el básquet actual. 

3) Charles Barkley
El excampeón con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 siempre sobresalió por su juego de espaldas al aro, pero muchos olvidan que era muy bueno subiendo el balón y pasándolo desde cualquier punto de la cancha. Su máxima en asistencias se produjo en la 1992/93, cuando en los Suns promedió 5.1 entregas por juego.

Su tiro pudo haber sido una traba, especialmente por su altura (1.98). No obstante, la práctica de esos lanzamientos le hubiera permitido tal vez crecer en ese apartado. Las muestras estaban presentes y su mecánica no era mala. Tal es así que durante la temporada 1994/95 tuvo un 33.8%, algo nada mal para él.

2) Bill Russell
En una época en la que los pivotes son utilizados para defender, tomar rebotes y liquidar cerca del aro, el multicampeón con los Celtics se hubiera hecho un buffet de tenedor libre. Si bien los bloqueos no se contabilizaban en sus tiempos de jugador, los videos y los recuerdos que todavía quedan de él demuestran que era una muralla china cerca del aro.

No solo eso, su capacidad como reboteador era inmensa y sus 22.5 atrapes de promedio lo avalan. Capacidad física, envergadura, inteligencia y liderazgo eran sus mejores cualidades, algo que en la actualidad hubiera sido muy valorado.

1) Michael Jordan
¿Quién más, sino que Mike? Los buenos dominan en cualquier época y el mejor de todos los tiempos no es la excepción. 30.1 puntos, 6.2 rebotes y 5.3 asistencias son sus credenciales y un fiel reflejo de lo que pudo haber hecho en el presente. Además, en la actualidad no se deja jugar tanto como en el pasado y sus intentos en la línea de los respiros profundos se hubieran multiplicado.

No era un gran tirador de tres puntos, pero dominaba el tiro en suspensión y con práctica lo hubiera ajustado. Algunas temporadas de su carrera lo demuestran, como por ejemplo en la 1995/96, cuando tuvo un 42.7% en 3.2 intentos (1.4 convertidos). 

Al igual que Russell, era un líder acérrimo y un competidor innato que detestaba perder y su mentalidad ganadora le permitiría dominar en cualquier momento, sea donde sea y en la época que quiera. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + uno =