Chagas: “Quiero llevar el básquet argentino femenino lo más alto posible”

De un día para el otro decidió dejarlo todo en busca de un sueño en la WNBA. Se arriesgó y ganó. ¿Cómo? Florencia lo cuenta en Pick and Pop Básquet.

“Es un sueño, que sería algo muy lindo, pero ahora apunto a tener más participación y minutos en Europa. Para hablar de la WNBA hay que enfocarnos en otra cosa. Muchas jugadoras que están en la Euroliga le dicen que no a la competencia de Estados Unidos porque después, cuando vuelven al Viejo Continente, se rompen al momento de empezar el torneo porque no tuvieron tiempo para descansar. Además, está la selección y si priorizás eso se complica lo otro”.

La respuesta data del 7 de agosto del 2020. Menos de un año bastó para sorprender a todos, incluso a ella misma. Florencia Chagas hizo historia y se convirtió en la primera argentina en ser elegida en el Draft de la WNBA cuando Indiana pidió su nombre. 

Todavía parece no caer, sigue acelerada como en la cancha, pero esta vez de otorgar tantas entrevistas. Se encuentra un poco cansada, sigue igual, siempre fue así. “A las más pequeñas les diría que nunca bajen los brazos, que todo con esfuerzo se puede”, confiesa. 

¿Quién le podría discutir lo contrario? Le puso sonido a su radio y color a su foto, esclareció la realidad de una utopía y atisbó la primera osadía. Punzante, sin rodeos, cada vez más lista para su próximo asalto. 

-¿Cómo se dio todo el proceso del Draft, donde ya que parecía que no te ibas a presentar y al final lo hiciste?
. Fue todo tan rápido. Todavía no lo puedo creer. Con Empoli estábamos jugando los playoffs y no iba a poner mi nombre porque no tenía certezas. Pero después me escribieron tres equipos que estaban muy interesados en mí. Uno me había puesto en una lista a la que es muy complicado entrar. Después, Indiana se comunicó y eso me dio mucha ilusión. Quedamos en que iba a ser difícil y podía perder la oportunidad si no me presentaba al Draft. Me la jugué. Estaba sola a la una de la mañana cuando empezó y terminó a las cuatro. Acá no tengo ningún canal para verlo ni nadie que me acompañe. Estoy feliz, disfrutando el momento. 

– Indiana es un equipo que apuesta al futuro con sus seis picks en el último Draft, ¿te da tranquilidad eso?
. Sí, muchísima. El entrenador me dijo que está feliz de que trabaje con ellos. Es un proceso, tengo que entrenarme de lo que ellos necesitan, sobre todo jugar de base. A mejorar, entrenar y a prepararse para lo que se viene, que será pi-can-te (dice cómicamente y con énfasis). 

– Jugaste de base en el Empoli este año, ¿en qué cosas mejoraste de cara a ese puesto?
. Crecí muchísimo con respecto al año pasado. Acá juego de uno y de dos, pero sigo esperando afianzarme en el puesto de base. Pero sé que tengo muchas cosas por mejorar. Mientras tanto lo estoy disfrutando a full.

-¿Te quedás a los playoffs? ¿Te vas al campamento? 
. Todavía estoy analizando todo esto. Primero quiero terminar los playoffs de la mejor manera y después enfocarme bien en lo que se viene con la WNBA.

– Hace un año, se te preguntó por la chance de la WNBA, ¿Qué cambió desde ese momento hasta ahora?
. Seguramente, siento que di un paso enorme este año. Cambié de club para tener más minutos y afianzarme más, y por lo visto dio sus frutos. Este es el camino, tengo que seguir por acá afianzándome en Europa y teniendo minutos, algo que me servirá para adaptarme de la mejor manera en la WNBA, que es un torneo más corto e intenso con otro ritmo.

– Europa, con respecto a ese ritmo, es un poco más lento. La WNBA es todo lo contrario. Esa vertiginosidad es similar a tu juego, ¿te podrías adaptar mejor y potenciar tus virtudes?
. No sé, porque ahora me acostumbré al juego de Europa y tendría que cambiar todo para adaptarme, ja. Pero tengo muchas ganas, será una experiencia increíble. 

– Con Manu Ginóbili muchos chicos y chicas empezaron a jugar al básquet, ¿creés que podés lograr algo similar al ser una pionera en la liga?
. Espero eso, seguir siendo una referente y llevar el básquet argentino femenino lo más alto posible. También darles ilusión a las chicas, que todo se puede con esfuerzo, siendo disciplinadas, constantes y sin bajar la cabeza. No tenemos las mismas oportunidades que las yanquis o las europeas y debemos entrenarnos para lograr las cosas, buscando otras maneras de llegar. Hay que salir de la zona de confort, moverse y evaluar otras fronteras.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 12 =