Facundo Campazzo defiende como pocos y la NBA lo está sabiendo

El argentino ya no solo se destaca atrás en Denver, sino también a nivel general en la liga. Todos los apartados en los que lo está logrando.

Si alguien les decía a los fanáticos del básquet en Argentina hace un año que Facundo Campazzo iba a estar jugando en el 2021 en la NBA nadie lo hubiera comprado. Mucho menos si les comentaban que se metería entre los líderes de la competencia en diferentes apartados estadísticos defensivos. 

Parece un cuento, un producto de la imaginación. No lo es. El cordobés cada día está más asentado en el esquema de los Nuggets y sus números comienzan a extenderse al nivel general del torneo, destacándose por encima de estrellas y de proyectos consolidados nacional e internacionalmente.

Por ejemplo, solo 12 jugadores en toda la NBA poseen un mejor promedio en deflections, esa estadística que reporta y enumera los desvíos realizados en defensa por un basquetbolista en cualquier sector de la cancha. Allí el argentino tiene una media 4,8 por partido y comparte el puesto 13 de la liga con De´Anthony Melton. 

Otra vertiente en la que se destaca es en las pelotas recuperadas en defensa con 0,9 por juego. Quizás el número en sí no asombre, pero poniéndolo en contexto, apenas 19 jugadores lo superan y la mayoría de ellos no cuenta con la buena cantidad de minutos del argentino en cancha. 

Además, si una asignatura pendiente era su defensa en el poste bajo, ya no lo es. Solo 35 jugadores mantienen a sus marcas con peores porcentajes de anotación, siendo Campazzo uno de los 11 basquetbolistas que se mantienen en la posición 36 con 36,0%. 

Lo mismo a la hora de permitir puntos en los cortes, donde el argentino está hasta ahora en el puesto nueve de toda la NBA en tantos concedidos, con la módica suma de 0,1 por encuentro. 

Cuatro aspectos, cuatro historias en las que la defensa de Campazzo presenta sus credenciales. Agresividad, inteligencia, presión y molestia, como un auto con luz alta en la ruta. De Córdoba al mundo, llámenlo como Sarmiento a su libro, Facundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 2 =