La armada argentina en la NBA y la WNBA: cada día se amplía más

Facundo Campazzo, Pablo Prigioni, Leandro Bolmaro, Florencia Chagas y Gabriel Deck se están encargando poco a poco del desembarco.

Justo cuando el día parecía nublado salió el sol y en un amanecer todo cambió. No es mejor quedarse quieto. Hubo premio para los que se movieron, arriesgaron y sorprendieron en el intento. Facundo Campazzo, Pablo Prigioni, Leandro Bolmaro, Florencia Chagas y Gabriel Deck devolvieron el sueño y la NBA y la WNBA ya no lucen tan distantes. 

Como la levadura en una masa, el crecimiento es pronunciado y sin que nadie pida permiso. Primero el exjugador decidió emigrar a Estados Unidos para probar suerte en los Nets, luego el de los Nuggets fichó por dos temporadas en Colorado, el de Barcelona fue elegido en el último Draft por los Knicks y traspasado a Minnesota, la del Empoli terminó siendo seleccionada por Indiana y el santiagueño cayó en manos del Thunder en plena reconstrucción.

Cinco nombres, cinco talentos que decidieron dar el salto hacia lo desconocido. Pablo ya no lo hace como jugador, pero se desempeña como asistente técnico y coordinador de la ofensiva de los Timberwolves, a la vez que Facundo está promediando 5,1 puntos, 1,5 rebotes, 2,8 asistencias y 1,0 robos en Denver. 

Leandro y Florencia fueron más pacientes y decidieron, por mutuo acuerdo con sus respectivas franquicias, quedarse en Europa a seguir mejorando en ambos costados de la cancha. El cordobés viene con medias de 3,7 tantos, 1,1 rebotes y 1,3 asistencias en 11,1 minutos que distan del verdadero impacto del joven que antes de romperla en el básquet prefería ser un atlético corredor en la pista de atletismo.

Flor, desafortunadamente, terminó quedándose fuera de la A1 italiana tras caer con el Empoli en octavos de final contra Ragusa, en una serie que se desenvolvió en dos juegos. En ambos encuentros sumó más de 20 minutos, totalizando siete puntos, dos rebotes y una asistencia en el primer choque y siete tantos, seis atrapes y una entrega en el segundo (con apenas 19 años). 

Finalmente, Deck partió hoy a Estados Unidos en busca de materializar aquella vagatela que empezó a gestarse en el patio de su casa en Colonia Dora. Se fue del Madrid siendo un héroe con una gran presentación definitiva ante el Fenerbahce para que los suyos se clasifiquen a los playoffs y tras promediar 9,7 puntos, 3,7 rebotes y 1,1 asistencias. 

Las primeras huellas en la luna de la NBA terminaron siendo posibles gracias a Manu Ginóbili, Andrés Nocioni, Pepe Sánchez y compañía. Algunos decían que todo estaba perdido, otros se encargaron de seguir trabajando para que las nuevas camadas sigan generando. 

El nuevo satélite se encuentra en la zona, está explorando y sacando conclusiones para que muchos más descubran lo que sucede fuera del planeta conocido. Hay marcianos, marcha lenta y áreas de incertidumbre, pero la aventura no se detiene.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + quince =