Las secuelas del Covid afligen a jugadores recuperados

Jayson Tatum fue uno de los jugadores que contrajo el virus en Boston y contó lo mucho que le cuesta jugar con libertad tras haber superado la enfermedad.

El Covid llegó para cambiar el mundo, para poner a prueba a la humanidad y cómo afrontar una pandemia que no da tregua en ningún lado del mundo. Ni el más pintado puede estar ajeno a contraerlo y por eso que los cuidados deben ser extremos porque no se sabe cómo puede incidir en cada cuerpo.

“Es un proceso que lleva mucho tiempo, hago uso de un inhalador ante de los partidos desde que di positivo”, confesó Jayson Tatum sobre su pesadumbre para poder rendir tras haber contraído el Covid hace dos meses atrás.

“Me ha ayudado un poco al abrirme los pulmones, nunca antes había usado un inhalador, es algo diferente en mi rutina. Me siento mejor ahora que hace un mes, no tengo una fecha exacta para usar el inhalador, lo haré cuando me sienta lo suficientemente cómodo”, agregó la figura de los Celtics.

Y hablando de sentirse mejor, Boston levantó mucho estos últimos partidos con cuatro triunfos consecutivos y metido en la quinta colocación en el Este. Justamente el rendimiento de Tatum estuvo acorde con el equipo y en  el duelo ante Minnesota anotó 53 puntos, el máximo de su carrera y el jugador más joven de los Celtics en conseguirlo, superando el récord que tenía Larry Bird cuando lo consiguió a sus 26 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × uno =