Campazzo está atacando el aro mejor que nunca en la NBA, y es un peligro

El argentino viene lanzando en la zona restringida de forma sumamente eficiente. Confianza, ritmo y mucho más. Los detalles de su crecimiento.

Se separó el Mar Rojo. Moisés poniendo orden para que las aguas abran paso a su pueblo para salir de Egipto. Épico.Siempre. 

De la misma forma lo está haciendo Facundo Campazzo en la NBA.

Su último código desbloqueado fue la confianza en los ataques al aro y todo parte desde su comodidad en la cancha, esa que le permite impactar en un equipo que está listo para robarse el show en los playoffs. 

Si algo lo caracterizó en el Real Madrid, Peñarol y Municipal fue su calidad para atacar el aro. Por split, en el pick and roll, en transición, desde los codos o el eje, donde sea y cuando sea, el argentino siempre supo cómo llegar a la pintura. Pero en la NBA, hasta ahora, no lo había podido demostrar. Eso cambió, se adaptó, como es habitual en su repertorio, y creció en el intento.

Tal es su nivel adentro de la zona restringida que en sus últimos diez partidos logró anotar 11 de sus 15 ataques al aro y solo falló dos de sus cinco pruebas en el mes de mayo. Creencia en sí mismo, adaptación y lectura de ventajas para entender cuándo ir hasta la red.

A su vez, su relevancia se acrecienta si se pone en contextura lo hecho en los meses pasados. Si bien en enero y febrero consiguió anotar diez de sus 13 intentos en la restringida, a partir de marzo, cuando sus minutos pasaron de 13,9 a 22,9, no pudo sostenerlo, anotando apenas dos de sus seis pruebas en el mes. 

“El me hace divertir mucho, por momentos es exasperante (risas), pero lo importante de Facu y lo he dicho durante toda esta temporada, es que cada noche, así juegue diez minutos o treinta sabes que va a dejar una parte de sí mismo en la cancha”, expresó el entrenador de los Nuggets, Mike Malone, luego del juego ante los Knicks y describe a la perfección este momento del argentino.

10,1 puntos, 6,5 asistencias, 4,2 rebotes, 2,0 robos y apenas 1,6 pérdidas. Así fue el lapso de Campazzo en los últimos diez juegos. 

Como portador del balón, demostrando que no solo puede aportar desde la defensa, haciéndose un nombre y creciendo cuando Denver se adentra en la hora de la verdad. Querer ganar, tener a Facundo es una necesidad, la única verdad.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × tres =