Deck y Vildoza cumplieron su sueño…e hicieron un gran negocio

Los dos argentinos casi que calcaron una situación que les permitió salirse de sus equipo de Europa y lograr un acuerdo salarial fabuloso.

Lento pero seguro. El dicho encajaría justo en este caso con Tortu Deck, aunque de lento el santiagueño solo tiene el paso cansino cuando no está en una cancha de básquetbol. Pero en este caso, pegaría bien con lo que le pasó, tanto a él, como a Luca Vildoza, sobre el cierre de la temporada regular de la ACB española. 

Deck fue el primero en aprovechar una de las mil cláusulas que tiene el convenio colectivo de trabajo firmado entre la NBA y la NBPA (Asociación de Jugadores), en donde indica que, de no cumplir un equipo el mínimo salarial, la diferencia existente se deberá pagar igual, repartiéndola entre todos los jugadores del plantel. 

Oklahoma City utilizó ese recurso y lo usó para pagar un cuarto del contrato de Deck, el único garantido. De lo contrario, hubiese ido a parar a manos de sus jugadores, sin nada a cambio. Si se queda luego con Deck, le habrá servido para asegurárselo. En definitiva: no perdió nada y tiene chances de ganar mucho. El santiagueño, si juega los 4 años, se llevaría 14.5 millones de dólares brutos, menos impuestos. 

El que ganó mucho, sin dudarlo, es el propio Deck. Y también Vildoza, cuyo acuerdo con los Knicks fue casi un calco. Pero hagamos este desmenuzamiento para explicar por qué fue especialmente bueno para los dos argentinos. 

Deck ganaba aproximadamente en el Real Madrid 250.000 euros netos (unos 500.000 brutos), y tuvo que pagar 2 millones de dólares de cláusula de salida al equipo español. No importa si en un pago o a plazos, como suele ocurrir. Vildoza, algo parecido, con la diferencia que ganaba más que Deck, unos 400.000 euros. 

Pero hagamos la cuenta. Deck se llevará por la 2020/21 de OKC 3.87 millones de dólares. De eso, le quedarán unos 2 millones limpios. Puede pagar la cláusula entera (1.25 millones, ya que 750 pone OKC por ley), y le quedarían 750.000 dólares, bastante más del doble que su salario en el Madrid 2020/21, que también cobró, claro. 

En el caso de Luca, no hay demasiada diferencia. Ganará por esta 2020/21, quizá sin jugar un minuto (eso dio a entender Thibodeau), 3.5 millones de dólares, de los que le quedarán, dólar más, dólar menos, unos 1.9 millones. Con ese dinero, también, pagará ese mismo 1.25 millón al Baskonia y le sobrarán 650.000 dólares, una vez y media lo que cobró por jugar todo el año en Vitoria.

En el caso de Luca, su convenio con los Knicks es algo menor, pero muy similar: 13.6 millones por 4 años. La mala noticia para Luca, que en realidad no es tan mala, es que el estado de New York, que hoy tributa por ingresos como el de Vildoza 3.9% (Ciudad), 8.8% (Estado) y 37% (Nación), va a aumentar el año próximo y se estima que entre los 3 (hoy en 49.7%), van a llegar al 60%. ¿Pero se puede pensar en eso si se juega con la 17 de los Knicks en el Madison? Jamás. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cuatro =