Michael Jordan y LeBron James, dos rookies para la historia

Dos de los jugadores más determinantes en la historia de la NBA tuvieron su año como debutante. ¿A quién le fue mejor? En Pick and Pop Básquet analizamos sus números.

Por supuesto que los contextos, la modernización del básquet o simplemente la evolución del juego serán distintos a la hora de comparar estadísticas frías entre estos dos grandes jugadores. Pero el crecimiento del equipo, los lauros individuales y hasta saber cómo les fue contra los equipos finalistas pueden servir de parámetros para saber a quién le fue mejor en su temporada de novatos a los dos GOAT (greatest of all times) como LeBron James y Michael Jordan.

En 1984, previo al Draft, ya se hablaba de Michael Jordan y sus actuaciones en la universidad de North Carolina, con aquel tiro para ganar el campeonato de la NCAA que lo puso de lleno en el mapa. También tuvo una actuación destacada en los JJOO de 1984, donde Estados Unidos se quedó con el Oro de manera indiscutida.

Las predicciones lo ponían a Jordan en top de los prospectos elegidos para el Draft de 1984 y así fue que llegó su elección en el pick 3 por parte de los Chicago Bulls. En el caso de LeBron, la cuestión fue diferente, ya que The King sobresalió tanto en el básquet del High School con su equipo del colegio Saint Vicent-Saint Mary de Akron, que su salto a la NBA fue por decantación y a gritos allá en la lotería del año 2003. Además tuvo el condimento que quien lo seleccionó fue la franquicia de su ciudad, de Ohio, los Cleveland Cavaliers.

Yendo a los propios números la primera cuestión que se analiza entre estos dos grandes es el progreso que le dieron ambos jugadores a sus equipos, cuanto los mejoraron de una temporada a la otra. Chicago en el año previo a la llegada de Su Majestad quedó fuera de los playoffs por tercera vez consecutiva con un récord de 27-55, en tanto que con Jordan en el equipo la cuestión varió de manera sustancial ya que se alcanzaron once victorias más (38-44) y llegó a la postemporada en el séptimo lugar, donde fueron barridos en primera ronda por los Bucks.

En el caso de LeBron, el cambio de Cleveland también fue brusco y aunque se quedó por un partido fuera de los playoffs, los Cavs pasaron de un paupérrimo 17-65 a un 35-47 con James entre sus filas y como principal figura.

Ambos jugadores no tuvieron sombras para ser los novatos del año de sus respectivos camadas y para alegría del básquet los dos gozaron de buena salud durante la temporada, disputando Michael los 82 juegos como titular y LeBron estando en 79 partidos desde el inicio con su equipo y ausentándose solo en tres ocasiones.

Hasta acá todo normal para dos jugadores del calibre de Jordan y James, pero sí de anotaciones se habla el de Willington saca una distancia por sobre el de Akron. MJ promedió 28.2 puntos por juego, tercero en toda la NBA por detrás de Larry Bird (28.6) y Bernard King (32.9); además de que por ejemplo encestando tuvo noches de más de 40 puntos en siete ocasiones, con un máxima de 49 puntos ante los Bad Boys de Detroit en un triunfo de Chicago por 139 a 136. Esa jornada, Michael tiró 19/31 en dobles y 11/13 libres, sin intentar triples y para mayor curiosidad los Bulls no probaron de tres en todo el partido, lo que muestra cómo va cambiando el juego de una época a otra.

Por su parte LeBron promedió 20.9 puntos y su punto más alto en cuanto a goleo en su año de novato fue en un triunfo ante los Nets donde anotó 41 puntos (15/29 cancha, 10/10 libres), 6 rebotes, 13 asistencias y 3 robos. El Rey esa temporada para llevarse el galardón a rookie del año su media de puntos fue acompañada de 5.5 rebotes, 5.9 asistencias, 1.6 robos, además de haber mejorado muchísimo a Cleveland y devolver la esperanza a la franquicia de Ohio.

En los bautismos como jugadores de NBA, LeBron tuvo una noche más que importante con apenas 18 años, metió 25 puntos (12/20 dobles), 6 rebotes, 9 asistencias y 4 robos en la derrota como visitante ante Sacramento. En relación a Jordan su estreno también fue bueno con un triunfo ante Washington Bullets y una tarea interesante de 16 puntos (6/16 dobles), 6 rebotes, 2 robos y 4 bloqueos. Este último apartado lo más llamativo para un partido debut, meter cuatro tapas para un perimetral una verdadera rareza al estilo de MJ.

Sin dudas que unas de las aristas en la que LeBron se ha destacado a lo largo de su carrera fue en firmar triples dobles, dos dígitos en tres rubros diferentes. Actualmente se encuentra en el quinto puesto de toda la historia de la NBA, pero en su temporada rookie no hizo ninguno y en contraposición, Jordan hizo tres en su primera campaña y todos coronados con victoria de Chicago algo que le otorga más valor. La más resonante de estas actuaciones integrales fue una victoria ante Milwaukee, donde Michael hizo 32 puntos, tomó 11 rebotes y regaló 16 asistencias.

Boston Celtics fue el campeón de esa campaña, jugó la final contra Los Ángeles Lakers y tuvo a Larry Bird como el MVP de la temporada. ¿Y cómo le fue a Jordan ante los campeones? Nada mal, a pesar de tener un record negativo de 2-4 en enfrentamientos, promedió 32.5 puntos, 7.1 rebotes y 5.5 asistencias, empezando a mostrar que los Celtics siempre eran una víctima predilecta de Su Majestad.

En la 2003/04 los Pistons sorprendieron con un título ante los Lakers, dirigidos por Larry Brown y comandados desde la cancha por Chauncey Billups, además de otros grandes nombres como Rasheed Wallce, Ben Wallace, Richard Hamilton y Tayshaun Prince. Ese elenco de Detroit también era fuerte a la defensiva, como lo es la estirpe de la franquicia a lo largo de su historia y ante el campéon, LeBron se las ingenió para promediar 14.2 puntos, 4.0 asistencias y 6.2 rebotes en un duelo que termino igualado con dos triunfos por lado en aquella fase regular.

Puntos altos en casi todos los rubros, dominando en mucho tramos, mejorando a sus equipos y mostrando credenciales de entrada en la liga. Una NBA que los esperaba con los brazos abiertos y que ambos en diferentes contextos del baloncesto, no defraudaron, demostraron que llegaron para poner su nombre y dominar por varios años. Jordan lo hizo mejor en la temporada debut, pero no por mucho margen. James impactó en Cleveland ni bien llegó, su primera experiencia fue la semilla para lo que vino después, llevar a la franquicia a las finales apenas tres temporadas más tarde.

Michael Jordan y LeBron James dos jugadores históricos cortados por la misma tijera, la de las leyendas y sus campañas de rookie presagiaron la grandeza de sus nombres para la historia de la NBA.

En el siguiente video te mostramos algunos momentos de “Su Majestad” en su año como Rookie
Y también te mostramos los mejores de “The King” en su año como Rookie en Cleveland

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − quince =