¿Qué pasa con las lesiones en la NBA?

Datos, hechos y posibles conclusiones de una temporada atípica que está provocando más desafortunadas situaciones que nunca.

Persecución en transición e intento de tapa frustrado. Caída libre en picada y un grito al cielo. Hasta un poco de sangre y un dolor indescriptible que provoca que Mo Bamba se saque la camiseta y cubra el tobillo de su compañero. Devin Cannady, el último MVP de la G-League, yacía en el suelo y no paraba de estremecerse ante una dura lesión que luego desembocó en una fractura expuesta. 

Aquel escenario, lamentablemente, no viene siendo una excepción, sino la regla. La temporada 2020/21 de la NBA no solo estará marcada por la acción, las jugadas espectaculares y la sobrevivencia en vilo por un maligno virus. También será recordada por la cantidad de golpes que sufrieron los jugadores de la competencia partido a partido. 

¿Por qué están produciéndose tantas lesiones? Imposible conocer un motivo en concreto, sí algunas atenuantes que podrían desembocar en posibles conclusiones. Para empezar, sin contar los ausentes por descanso, enfermedad o razones personales, y según los datos de la NBA al día de hoy, un total de 105 jugadores se mantienen afuera de las canchas esta campaña por diferentes golpes. 

Comparando ese total con la lista de lesionados que cerró la temporada anterior, hay una diferencia de 50 basquetbolistas. Según la lista de Essentially Sports, solo 55 jugadores fueron puestos en la planilla de no disponibles como golpeados por diferentes situaciones dentro de la cancha, otra vez sin tener en cuenta los desafectos por descanso, razones personales o enfermedades.  

El segundo apartado es la construcción del calendario. La cantidad de partidos se redujo a diez menos, de 82 a 72. ¿Qué pasó en esa contracción? Los juegos consecutivos invadieron la escena y, por ejemplo, de acuerdo con el sitio NBAstuffer, los encuentros con un día de descanso, que en la temporada 2018/19 fueron de 40,5 en promedio (siendo Miami y Toronto los que más oportunidades tuvieron de hacerlo con 45) una suma mucho más baja que la de la 2020/21, que tuvo una media de 15,7.

Solo Houston, Miami y Toronto estuvieron cerca de acercarse a esa cantidad de días de descanso de hace dos campañas, con 23 cada uno. 

A su vez, el total de back to backs (dos partidos jugados en dos días sin descanso) de visitante no distó mucho si se comparan dos temporadas como la 2016/17, también de 82 partidos, y la actual, con la diferencia de que en la 2020/21 se disputarán diez encuentros menos en la regular. En la campaña que se mencionó primero existieron en promedio 10,8 y en la segunda 3,7.

 
El último dato es el tiempo de descanso que tuvieron los basquetbolistas del torneo entre una temporada y otra. El 11 de octubre del 2020 finalizó la 2019/20 y el 22 de diciembre de ese año ya arrancó la nueva campaña. 

¿Será el calendario apretado el motivo por el que se produjeron tantas lesiones? ¿El poco tiempo de descanso entre un lapso y otro está implicado? ¿O son solo meras coincidencias? Como se explicó al comienzo de la nota, es una quimera saberlo. 

Lo que sí está claro es que la NBA es una de las mejores ligas del mundo en adaptarse a las situaciones y seguramente analizará mejor el preocupante paradigma.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − seis =