Reggie Miller y el terror de volver a Detroit tras la pelea entre los Pistons y los Pacers

El escolta de Indiana contó el calvario que vivieron cuando tuvieron que ir a jugar de visitantes al The Palace. Amenazas de bomba, sicarios y una larga espera.

The Malice at The Palace fue uno de los capítulos más oscuros en la historia de la NBA. La batalla campal entre los Pistons y los Pacers, que incluyó a muchos jugadores y aficionados presentes, está en el recuerdo de todos los fanáticos del deporte de la naranja, sin embargo, poco se habló de lo que sucedió después.  

Reggie Miller jugó el partido que desató la trifulca, que tuvo como grandes protagonistas a Stehpen Jackson, Ron Artest y Jermaine O’Neal, pero si estuvo cuando los de Indiana tuvieron que volver a ese estadio, que siempre será recordado como uno de los más duros en cuanto al ambiente. El escolta, recordó el calvario que vivieron junto a sus compañeros.

“Cuando volvimos a jugar con ellos de visitante fue cuando realmente temí por nuestra seguridad. La gente llamaba con amenazas de bomba. Se suponía que había sicarios y asesinos, era como una locura. Tuvimos que quedrnos en el autobús por dos horas, ni siquiera pudimos entrar al Palace. La presencia policial fue increíble, comenzó el ahora analista en diálogo con The Dan Patrick Show. 

Tal fue la magnitud de The Malice, que la NBA suspendió a nueve jugadores por un total de 146 juegos, lo que llevó a que esos deportistas perdieran once millones de dólares en salarios. Además, cinco jugadores también fueron acusados ​​de agresión y finalmente sentenciados a un año de libertad condicional y servicio comunitario. Por otra parte, cinco fanáticos también enfrentaron cargos penales y se les prohibió asistir a los juegos en casa de los Pistons de por vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + dieciseis =