Chauncey Billups y un debut con historia ante Michael Jordan

En su primer partido le tocó enfrentar a Su Majestad y de allí guardó una historia risueña para siempre.

En el puesto número tres del Draft de 1997, aquel que trajo a la NBA a Tim Duncan en el uno, Chauncey Billups llegó a los Boston Celtics con buenos lauros para ser parte de una reconstrucción del equipo junto a Ron Mercer que también había arribado al equipo en el sexto pick. Boston con dos elecciones de primera ronda apostaba por la juventud, más Antoine Walker para resurgir en el Este.

Chicago Bulls con Michael Jordan eran casi imbatibles y justamente el rival de Illinois fue el primer escollo de Boston en esa temporada de 1997/98.

El triunfo fue para los Celtics por 92 a 85 y Chauncey tuvo la suerte de debutar en la NBA, pero según él, además de haber sido su primer partido, recuerda tanto como su primera canasta la historia que presenció entre Michael Jordan y un compañero de equipo, Greg Minor, enfrascados en un ‘trash talk’.

En el programa “The Jump”, Billups dio detalles de esa anécdota y expuso:Yo no hice mucho trash talk, así que tampoco me lo hacían a mí. Sin embargo en mi primer juego de la NBA contra los Bulls de Jordan, nuestro jugador encargado de marcar a Michael era Greg Minor”

“Hubo una discusión, una pelea, Greg le jugaba duro, obviamente era Jordan y había que hacerlo así, además es de esas noches que te ve toda tu familia, amigos, una noche especial”, continúo ante la atenta mirada de la periodista, Rachel Nichols y el ex NBA Kendrick Perkins.

Jordan siendo como es dentro de la cancha no se iba amedrentar jamás y si podía contrarrestar con la lengua para marcar la diferencia mucho mejor. Entonces el ex Pistons contó: “En un tiro libre favorable para Michael y tras la pelea, lo mira a Greg de arriba a abajo y le dice ‘debería hacer que te saquen mis zapatillas’. Ahí es cuando lo miro y ni siquiera me había dado cuenta que llevaba puestas unas Jordan”

Tras las risas en el estudio, Billups se preguntó en ese entonces: “Este es mi primer partido ¿Van a ser todos los partidos así?” y tal como fueron pasando los minutos de aquel juego indicó: “Obviamente que no le dije nada a MJ por el resto del partido”.

Otra muestra de lo fuerte que era Jordan no solo jugando, sino también hablando y sabiendo que con las habilidades era complicado que lo superen, también se encargaba de hacer la diferencia con el trash talk, una apartado que aún está vigente en la NBA y que saber utilizarlo puede generar una ventaja si tu rival no sabe asimilarlo.

Michael Jordan, el uno hasta en las ocurrencias dialécticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince + 8 =