La divertida historia del Chapu, Luka y un fitito

Doncic recibió un regalo por haber cumplido los 18 que causó una gran aceptación en Nocioni y al esloveno no le quedó otra que compartirlo.

Los playoffs de la NBA saca lo mejor de Luka Doncic, cuanto más importante es el partido, mejor juega el esloveno. Hoy con apenas 22 años ya es toda una figura consagrada en el basquetbol estadounidense y puede tener el auto que quiere si lo desea, pero para su primer coche mucho tuvo que ver su madre que se lo regaló y al Chapu le encantó.

Los jóvenes deportistas que son profesionales de muy chicos como el caso de Doncic, la licencia de conducir suele transformarse en una traba para poder sentir aún mayor libertad. Que te lleven al entrenamiento no debe estar del todo bueno para aquellos jóvenes que ya tienen un status popular por destacarse dentro de la cancha, por eso que el registro para ellos cobra una relevancia importante.

Habiendo sido compañero del esloveno en la Casa Blanca y teniendo una gran relación con él, el Chapu Nocioni, en la trasmisión de la cadena ESPN, contó cómo fue lo del primer auto del Doncic. “Luka estaba desesperado por sacar el carnet de conducir y por eso que cuando cumplió 18 años, al otro día fue inmediatamente a sacarlo”, arrancó la historia el oriundo de Gálvez.

Siendo ya figura en el Madrid, en un club donde por ejemplo tiene convenio con una marca de autos, se pensaba que para primer coche uno importado pequeño era lo que se esperaba para la figura incipiente en el baloncesto, pero no fue así, cuenta la leyenda.

La madre de Luka cayó con un regalito el día que sacó su registro y lo hizo con un FIAT 600, el famoso bicho bolita como se dice acá en Argentina o Fitito”, expresó Nocioni y después añadió entre risas “Me imagino la cara de Luka al recibir ese autito, esperando uno más grande”.

Sin embargo y marcando lo tranquilo que es Luka lejos estuvo de hacerse problema y lo disfrutó bastante y allí lo llevó muchas veces al Chapu que se entusiasmo mucho con la adquisición del joven que hasta que no aguantó más y se lo pidió prestado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 20 =