Rajon Rondo vs Chris Paul: crónica de una pelea anunciada

Celos, logros, halagos y una grieta que nunca cerrará. Los motivos de la disputa Rajon versus Chris.

Las estrellas de la NBA tienen sus guerras de carteles, a pesar que en los All Star Game se muestran risueños y compañeros, las miserias de la competencia se esconden debajo de la alfombra hasta que salen a la luz.

En el puesto 4 del Draft del 2005, Chris Paul llegó a la NBA proveniente de la Universidad de Wake Forest a los New Orleans Hornets y tan rápido como se unió al equipo se transformó en un jugador importante e hizo de su equipo una decorosa campaña de 38-44 no tan lejos de los playoffs. Sin embargo la suficiencia con la que jugó el hoy base de los Suns le dio la posibilidad de ser galardonado con el premio novato del año con 16.1 puntos, 7.8 asistencias y 5.6 rebotes.

Un año después, sin tanto ruido y con más interrogantes que certezas llegó a Boston en el puesto 21 desde Kentucky, Rajon Rondo. Su primera experiencia en la NBA fue dentro de lo normal, sin el brillo que lo resaltó a Paul y lejos estuvo de la conversación para ser rookie del año, cerrando la temporada con media de 6.4 puntos y 3.7 asistencias por encuentro Chris Paul en su rol de base anotador cautivó a la prensa y a la liga con grandes actuaciones en unos New Orleans que, tras un par de cambios,  daban que hablar en la NBA con su mejor campaña en la temporada 2007. 

Por su parte Rondo empezaba a afianzarse y a hacer de las suyas manejando al Big Three de Boston en año sophomore. Los Hornets tuvieron contra las cuerdas a San Antonio, el campeón defensor del título con un 2-0 favorable en la semis del Oeste, pero la experiencia de los Spurs pudo más para dar vuelta la taba y triunfar 4-2. Esa campaña con Byron Scott como mejor entrenador de la NBA daban un cimbronazo y los New Orleans ponían su nombre en el candelero, al mismo tiempo que se presagiaban años de verlos llegar lejos al menos en el Oeste. Del otro lado del charco, Rondo crecía a la par de Boston y sus estrellas como Paul Pierce, Ray Allen y Kevin Garnett.

El joven algo díscolo en su comportamiento le imprimía una cuota de frescura a la calidad y veteranía que tenía el Big Three.  Doc Rivers le daba rienda suelta al joven Rajon en muchos casos y en otros no tanto por lo que los encontronazos entre el base y el entrenador eran una moneda corriente. La temporada 2007/2008 terminó con Boston campeón de la NBA y allí su puede marcar un punto de inflexión entre uno y otro, mientras uno era un base campeón, el otro cosechaba elogios y se transformaba rápidamente en el armador del seleccionado estadounidense para ir a los Juegos de Beijing 2008, habiendo desechado el cuerpo técnico a Rondo como alternativa, aunque la llegada a la final de la NBA quizás hizo lo propio para la no designación pensando en el descanso del jugador. 

En el 2009 ocurrió el primer desplante para el público, en un juego en el mítico Boston Garden, Rondo no perdió ocasión para jugarle duro a Chris Paul, sacarlo de su ritmo y de sus casillas con mucho Trash Talk (lenguaje basura). Entre las muchas cosas que le dijo Rajon a su oponente fue “tengo un anillo que tu nunca lo tendrás” y como si fuese una especie de maldición esto se cumplió y aún Paul pugna por un anillo esquivo.  Aquella noche de Boston terminó con el base los Celtics poniéndose cara a cara con Paul, pero sin recibir respuesta alguna más que la tuvo en la cancha con puntos (20) y asistencias (14). La carrera de Chris siguió siendo prolífica en cuanto a números individuales y encabezar equipos competitivos en fase  regular, pero los playoffs era la piedra en el zapato, ya que después del mojón de la 2007/08, los Hornets se quedaron en amagues una y otra vez. Para el Mundial 2010, el caldo Rondo-Paul sumó un ingrediente más.

El base de los Hornets estaba lesionado y fue baja para la cita mundialista con la selección, con lo que Rondo tenía su chance grande de ser elegido, pero nada de esto pasó. Al saberse que no superaría todos los cortes, debido a su lectura dentro de los campamentos de entrenamientos, Rondo se bajó antes de tiempo y Chauncey BIllups, Russell Westbrook y Derrick Rose fueron los nombrados. La convivencia entre Rondo y algunos integrantes de los Celtics se fue deteriorando y tal es así que se empezó a generar un rumor de cambio por Chris Paul allá por el 2010. En su autobiografía Ray Allen deslizó que esa posibilidad estuvo a punto de concretarse y que Danny Ainge tenía todo encaminado, pero por la amistad entre Doc Rivers y Monty Williams (entrenador de los Hornets) esto no sucedió, dejando trascender la frase que utilizó el entrenador de Boston no puedo hacerle eso a Monty”.  

El reconocimiento para Paul continúo en gran medida, su cambio a Los Clippers también fue un éxito y hasta se dio el lujo de jugar otras olimpiadas en Londres 2012, mientras que el surgido en Kentucky comenzaba a deambular por diferentes franquicias a partir del 2014. Para el surgido en Wake Forest la gloria le continuó siendo esquiva una y otra vez, nunca pudo llevar a su equipo a una final y por el contrario el ex Celtics, siendo un Lakers junto a LeBron volvió a conocer las mieles del éxito en la burbuja de Orlando.

Previo a Orlando pasó algo que quedó a la vista de todos fue el encontronazo que tuvieron con puñetazos y aquel odio acumulado se vio reflejado en esos quince segundos de pugilato entre dos tipos de basta experiencia que dejaron atrás los protocolos de caballerosidad deportiva. La batalla en el Staples Center dejó esquirlas y una polémica de bandos donde otras figuras de la NBA empezaron a tomar postura u otro, después de que Rondo declarara:“Todo el mundo cree que Paul es un buen chico, pero no saben que es un compañero horrible y no saben cómo trata a la gente” Simplemente mala vibra, ni uno ni otro son ángel y demonio, dos personalidades con diferentes caminos en la NBA pero que en sí cada uno quería lo tenía el otro indirectamente y por eso que esa cuestión terminó por decantarse en una pelea en Los Ángeles como primer capítulo oficial de una riña que al parecer continuará

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince + 20 =