Scouting: la defensa asfixiante de Campazzo a Lillard que puede ser clave

Denver se medirá contra Portland en la primera ronda de playoffs. El base de los Nuggets ya demostró cómo puede enloquecer atrás a Damian.

“Ey, ¿vos de dónde sos?”, preguntó Damian Lillard. 

“De Argentina”, respondió Facundo Campazzo tímidamente, según reconoció Team Facu en un newsletter.

Amigos en Instagram, rivales en la cancha, el base de los Blazers ya sabe bien quién es y de dónde proviene el cordobés, que se encargó de darse a conocer en los Nuggets y la NBA gracias a su relevancia defensiva, esa que combina un tamaño que siempre pone incómodo a los rivales con velocidad de pies, fortaleza del tronco superior para soportar los contactos e inteligencia para detectar cómo circulará la ofensiva de los equipos rivales. 

Justamente esa calidad para desempeñarse atrás del base de Denver será clave en la primera ronda de playoffs, en la que los de Colorado se enfrentarán a Portland. Como los planos de un arquitecto, Campazzo se encargó de seguir a todos lados a Damian Lillard, el máximo anotador y llave colosal de la ofensiva diseñada por Terry Stotts en los Blazers. 

“En general, la defensa sobre Dame fue excelente. Pensé empezar con Facu , tuve a Harrison desde el banco y a PJ Dozier por momentos. Todos han hecho un gran trabajo. Campazzo Lo hizo muy bien contra Ja Morant en el último juego y hoy lo hizo de la misma manera ante Lillard, eso es lo que trae. Va a competir siempre al más alto nivel”, había comentado Mike Malone luego de ese juego en el que Damian le preguntó al exbase del Real Madrid de dónde era.

Es que esa marca fue el tentempié de una muestra mucho mayor, que exclama que Damian Lillard se sintió siempre incómodo ante la marca del argentino, al igual que frente a otro especialista defensivo como lo es Dozier. Desafortunadamente, PJ sigue lesionado y todavía no hay una fecha determinada para su regreso, por lo que el papel del armador podría acrecentarse aún más. 

Yendo a los números, Lillard es, junto con Kemba Walker, el tercer jugador que más puntos le anotó a Facundo en esta temporada regular. Pero al analizar ese guarismo hay que tener en cuenta, primero, que Damian fue uno de los que más lo enfrentó (en tres ocasiones), a la vez que no pudo llegar al 30% en casi ninguna de las zonas de lanzamiento.

Por ejemplo, Lillard solo pudo convertir cuatro de sus 15 tiros de campo cuando lo marcó el argentino (26,7%) y apenas dos de los ocho triples que probó (25,0%). Además, la muestra, como se explicó anteriormente, es amplia, debido a que Facu lo defendió en total durante 11:16 minutos, a 43,6 posesiones parciales. Y, lo más importante, Denver venció en dos de esos tres partidos, destacando que en el último de ellos los titulares no jugaron en el segundo tiempo.

Junto con eso, el paradigma que resalta la calidad atrás del argentino se extiende hacia todos los guardias con los que se midió esta campaña. Cuando el cordobés tuvo que marcar a jugadores de su misma posición (guardias en general), en 388:46 minutos (1514.9 posesiones parciales), los mantuvo a un impresionante 32,8% en triples y 40,2% en tiros de campo, forzándolos casi siempre a tomar lanzamientos incómodos y en posiciones fuera de sus zonas de confort, como ocurrió con Lillard. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + quince =