Corbalán, la solución para un Riachuelo que no quiere despertar del sueño

Sin Flor ni Gerlero, afuera por acumulación de faltas, los riojanos encontraron en el joven jugador a su carta ganadora para imponerse en un complicado tiempo extra.

De antemano se sabía que iba a ser un partido para alquilar balcones: luego del gran debut, Riachuelo se medía ante el duro Regatas, que llegaba de caer sobre el cierre ante Quimsa en el estreno. Después de un trámite muy parejo, los riojanos tomaron una distancia de seis en el comienzo del último parcial (63-57), la cual parecía definitiva, hasta que ingresó Nicolás Aguirre en el Remero y desplegó todo su conocimiento y magia, lo que trajo como consecuencia una racha de 17-3 a su favor para pasar al frente 74-66. Sin embargo, Flor y Paletta siguieron afinados desde la línea de 3 e igualaron las acciones en 77 para forzar el suplementario.

Allí, Juan Pablo Corbalán se hizo amo y señor de Riachuelo, y con dos triples, más la gran tarea defensiva de Espinoza, el elenco dirigido por Salas cultivó su segunda victoria al hilo, al ganar 92-90 a los de Piccato.

El capítulo final empezó con mucha intensidad, y al que mejor le cayó eso fue al “eterno”, quien aprovechó la mano caliente de Flor Sánchez para escaparse 60 a 66 promediando el cuarto. Con poco menos de dos minutos para el cierre, el “remero” puso un parcial de 14 a 0 con el aporte del jugador franquicia, “Penka” Aguirre (5 puntos en el tramo), para pasar al frente 74 a 60. La reacción de los riojanos llegó con Sánchez y Paletta, para ponerse 74 a 71 abajo con menos de un minuto para el cierre. Y en la última del tiempo regular, Paletta se hizo cargo tras la salida de Flor y clavó la daga para llevar las cosas a suplementario 77 a 77.

El tiempo suplementario tuvo como incidencia temprana la expulsión de Aguirre por un golpe sobre Leiva, quien debió dejar la cancha también por tener sangre en la ropa. Y en ese momento el que apareció para sentenciar la historia fue el otro ex Regatas, Corbalán, quien con dos triples seguidos empujó a los suyos a ponerse 81 a 89. Regatas peleó hasta el cierre e incluso pudo empatarlo en la última del juego, pero Hogan no pudo definir, y de esta forma el duelo quedó para Riachuelo por 90 a 92.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 1 =