El invicto Platense es cosa seria: las armas de su desequilibrio

El Calamar fue una máquina desde los 15m y ganó por 20. La estrella es el equipo: sólido en defensa, con alto ritmo de juego, pases y puntería en ataque (líder en % en triples).

Poco más de 15 minutos de juego tuvieron que transcurrir en El Templo del Rock para que el Calamar se pudiera sentir como si estuviera navegando en el océano. Al principio la pasó mal, muy mal a decir verdad. Hispano propuso un juego veloz para atacar y mucha intensidad en su campo, lo que hicieron que los dirigidos por Vázquez perdieran bolas fácilmente y no se pudieran encontrar en el parqué. Pero Platense ya lo demostró en la primera doble fecha: cuando empieza a jugar, no se lo puede parar.

Y eso es lo que hizo cuando promediaba el segundo parcial. Lentamente, Pais, Piñero y Bernardini fueron tomando más protagonismo, lo que hizo que el equipo se ordene y pueda lucir ese juego que demostró en la primera doble fecha. Entre los tres combinaron 47 puntos, para que el Marrón sume su tercera victoria en fila y mantenga el invicto. El equipo tiró un impactante 14-29 triples, dando 20 asistencias. Una ofensiva que fluyó, está claro. Y una defensa que hizo su parte, dejando a Hispano en 72 puntos y 36% de campo. Todo según lo que pide su entrenador.

En este comienzo, Platense está haciendo un trabajo muy completo. Es el segundo equipo más anotador con 88.7 y está tercero en puntos recibidos con 69.7. También se ubica séptimo en rebotes, primero en defensivos. Pero sorprende en ataque, con su alto ritmo de juego y siendo el tercero en asistencias y el líder en porcentaje en triples con 49.3%. También tiene un gran aporte desde el banco, siendo el que más puntos anota con suplentes (49). Una temporada pasada en la que cumplió con las expectativas y hasta sorprendió, con un arranque en la actual que lo ubica en ese mismo camino, pese a la pérdida de Facundo Vázquez, el base que se destacó en la 20/21.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + uno =