Gloria a Romano y a este invicto cordobés

Así como en la primera doble fecha, Nicolás volvió a ser la figura de Instituto: sumó 23 puntos y bajó 9 rebotes en la contundente victoria ante los de Piccato que les permite estar 3-0 en este Súper 20.

Diez minutos de alto vuelo le alcanzaron a Instituto para sacar una ventaja que luego se hizo irremontable para Regatas, que aún no puede levantar cabeza. De la mano de Romano y de Elías, la Gloria fue surcando sus caminos en ataque para aumentar el goleo, al mismo tiempo que levantaba los ladrillos de la muralla en defensa, que impidieron a los dirigidos por Piccato plasmar su juego en el Sandrín.

Los dos jugadores mencionados fueron los principales artífices de la tercera victoria consecutiva para los de Victoriano. Nicolás terminó con 23 y 9 rebotes, alcanzando una media de 17,5 puntos y 12,5 tableros en lo que va de la competencia; mientras que Federico sigue demostrando que no llegó a Córdoba para calentar un lugar en el banco.

Un inicio eléctrico para Instituto, que propuso una defensa alta asfixiante en la primera línea lo que llevó a incomodar mucho en la ofensiva a Regatas. Además, aprovechó muy bien sus oportunidades con un buen inicio desde el perímetro (3/4), y con Romano en llamas (12 puntos en el tramo) para escaparse 19 a 6 en el promedio del primer parcial. Piccato movió el banco intentando encontrar respuestas, pero no lo logró, y la ventaja llegó a ser de 18 unidades (28 a 19) a falta de dos minutos. Sobre el cierre, el “remero” tuvo algunos puntos en manos de Cáffaro, Arengo y Hogan y pudo recortar distancias, para cerrar el periodo 30 a 16.

El “fantasma” cambió la cara e ingresó con mucha más decisión al segundo capítulo. Así, con un goleo bien repartido y con una defensa más férrea en la pintura pudo meter un parcial de 0 a 9 en cinco de juego para ponerse abajo solo 34 a 29. Allí, la “gloria” pudo salir del apuro de la mano de Gallizzi, pero sobre todo de Romano (16 en el primer tiempo), quien a esas alturas estaba intratable con puntos de todas las formas, y así los locales fueron al descanso largo 45 a 33 arriba.

En la vuelta al juego los primeros minutos mantuvieron la misma tónica, y el “remero” tuvo varias chances para recortar la distancia y ponerse cerca de la “gloria”, pero careció de efectividad desde 6,75. Allí, apareció la mano caliente de Instituto, con dos bombas seguidas de Elias Romano para escaparse a 15 puntos, 58 a 43 con cuatro por jugar. Los de Piccato se sostuvieron con un buen momento ofensivo de Quinteros (6 puntos) y cerraron el tercer parcial 64 a 53 con todo por decir en el cuarto final.

El periodo final arrancó con la Gloria volviendo a presionar en defensa, y con un parcial de 7 a 0 a su favor se escapó 71 a 55 en apenas dos minutos y medios. A falta de tres minutos para el cierre, Instituto se escapó por 20 puntos (83 a 63) y quebró la historia a su favor. Luego, ambos maquillaron el resultado, que finalmente quedó para los cordobeses por 92 a 74.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − doce =