La pintura gloriosa le volvió a dar réditos a Instituto

Entre Romano, Gallizzi y Cuello sumaron 52 de los 96 puntos que el elenco cordobés le convirtió a Oberá. En los misioneros no fueron suficientes los 22 de Giorgi ni 21 de De los Santos.

Si Instituto de antemano asustaba por los nombres propios que conforman su plantilla, hay que imaginarse cómo se enaltecen esos apellidos cuando la hinchada de la Gloria alienta en el Sandrín. Instituto volvió a tener en sus hombres grandes la llave para quedarse con el partido, ya que Romano (18), Gallizzi (18) y Cuello (16) sumaron 52 puntos de los 96 que convirtió su equipo, además de la alta intensidad defensiva que no se ve en los números, aunque resalta en el bajo goleo de Oberá, que finalizó con 81.

La noche tuvo un buen arranque del representante misionero, que con el paso del juego fue bajando el rendimiento colectivo que lo tuvo en partido hasta promediando el tercer parcial. En ese momento, los errores y la efectividad de La Gloria crecieron para hacer una diferencia que fue clave e irremontable

Instituto basó su juego en la zona pintada, donde tiene sus principales cartas de anotación y experiencia como Gallizzi y Romano, que en el primer tiempo lastimaron la defensa de OTC, que se veía obligado rotar sus internos para no mermar la intensidad defensiva. El equipo de Fabio Demti, tenía en Slider a un jugador contundente hasta ese momento, autor de cuatro triples fundamentales para poner a su equipo en juego. Además de un buen acompañamiento en anotaciones por parte de Giorgi y De Los Santos. Los parciales fueron 25-30 y 42-44 (17-14).

Tras el descanso largo, se vio lo mejor del conjunto dirigido por Lucas Victoriano, que tuvo en Cuello (2 triples) a un jugador que inició el quiebre anímico a su favor, sumado a la contundente tarea defensiva conjunta, pero que tenía en el pivote de la selección, Gallizi a un estandarte debajo de ambos aros. 

Por su parte el Celeste, seguía buscando salidas rápidas desde la base con De los Santos y Giorgi, como tándem goleador. Pero esa intensidad, generaba que se comentan pérdidas en la salida, que fueron aprovechadas por los cordobeses que estiraban diferencias en el goleo, llegando a sacar 13 puntos de diferencia. El parcial fue 20-28 para Instituto, que puso el tablero 62-72.

OTC pudo acercarse a seis puntos, pero se cargó rápidamente de faltas que llevaban a la línea seguido a los dirigidos por Victoriano, que estuvieron muy efectivos. Además de encontrar espacios en una defensa Celeste que bajó la intensidad y además, no encontraba buenos tiros en ataque. Instituto rotaba el banco y aparecían diferentes opciones de gol, que oxigenaban al equipo, que con el correr del reloj hacía valer cada vez más la diferencia en el tanteador para consolidar su segundo triunfo, en este caso 81-96 (19-24).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 6 =