El Ciclón le arruinó la fiesta a Peñarol y retomó su confianza

San Lorenzo (3-5) tuvo su mejor partido y derrotó 88-73 al Milrayita (5-4), dejándolo afuera del Final 8.Una segunda mitad implacable (50-36) le permitió volver a festejar tras dos caídas seguidas.

Los jugadores del Ciclón venían hambrientos: acarreaban dos caídas consecutivas y un récord negativo de 2-5. Y claro, estos hombres, que a pesar de la mayoría tener corta edad, necesitaban volver al camino de la victoria, pensando en una temporada larga que se viene. Y le servía que enfrente estuviera Peñarol, que se veía obligado a ganar si quería seguir con ganas de Final 8. Y sin dudas, los muchachos del Ciclón sacaron la cara y demostraron que no van a estar en la Liga para pasear.

Con un gran primer cuarto, San Lorenzo empezó a denotar lo que tendría durante el partido: una gran labor de Cerminato (terminó con 15 y 11 rebotes) y Defelippo (19 – 5/10 en 3P), quienes se luego se encargarían de distribuir el juego para que Sandes también se haciera fuerte en la pintura (finalizó con 16 unidades y 12 rebotes). Después de un segundo cuarto más trabado, en el complemento los dirigidos por Castiñeira no dieron el brazo a torcer y lideraron 50-36, gracias a una gran defensa, que impidió a Peñarol tomar tiros cómodos, a pesar del gran partido que tuvieron Marín (17), Buemo y Lockett (15).

Dos triples de Buemo, que terminó el parcial inicial con 9 puntos, permitieron un buen inicio del Milrayita, pero la visita no pudo sostener ese nivel y, del otro lado, Cerminato estuvo incontenible (10 puntos), bien acompañado por Defelippo para ganar el parcial por 23-17. En dos minutos y medio del segundo cuarto, Peñarol se acercó a un doble con un parcial de 6-2 de la mano del buen ingreso de Valinotti y el goleo de Marín (25-23). Castiñeira pidió tiempo muerto y su equipo reaccionó hasta irse arriba 36-29, aunque un buen cierre, culminado con triple de Buemo, dejó al elenco marplatense abajo por un punto (38-37).

Con un 4-0 en el arranque del tercer parcial, Peñarol pasó a ganar 41-40, pero San Lorenzo reaccionó rápidamente y retomó el comando (45-41). Después, con dos bombas de Defelippo, el Ciclón se alejó 53-45 y Leandro Ramella detuvo las acciones, sin evitar que el local sacara 10: 63-53. En el último cuarto, Peñarol estuvo complicado en ataque y anotó dos puntos en cinco minutos. Por eso, San Lorenzo le sacó 15 (70-55). Si bien luego el Milrayita mejoró en ofensiva, el Ciclón entró a los tres minutos finales arriba por 16 (78-62) y definió la historia para amargar al rival y ganar confianza pensando en la Liga Nacional que arrancará a principios de noviembre.

VIDEOS, GENTILEZA DE NUESTROS AMIGOS DE FALTA TÉCNICA:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 12 =