El Pájaro vio el aro y anotó: exhibición de Marín y Peñarol

Brilló el escolta (24 puntos) y el Milrayita (4-1) fue una tormenta ante un Hispano que sigue sin ganar (0-5). Los de Ramella cerraron la sede pisando fuerte en el Súper 20.

Calladito, pero de a poco va haciendo cada vez mayor ruido y levantando la voz. Peñarol está teniendo un inicio de temporada más que positivo. En la previa al Súper 20 había un manto de cautela por el equipo, porque no tiene un equipo largo y hasta le costaba entrenarse (los jugadores llegaron casi sobre la fecha). Además Thornton llegó con lo justito, tanto que de hecho no pudo jugar en el debut ante Unión. Pero el Milrayita arrancó bien, le ganó al Tate en suplementario, al día siguiente perdió contra Boca pero después dos triunfos más ante Argentino y Obras. Fue creciendo, hasta hoy demostrar que tiene argumentos suficientes para empezar a meterse en la charla: 115-90 a Hispano, con una exhibición de básquet arrolladora.

Transiciones rápidas, muchas piernas para correr, buenos porcentajes y un básquet fluido. Un espectáculo. Los de Ramella nunca pusieron en duda su triunfo, y ya desde el inicio impactaron fuerte contra un Hispano que se sorprendió (28 a 18 el primer periodo). Desde ahí, y en un juego donde las defensas no fueron precisamente lo más destacado, los marplatenses se hicieron fuertes y se fueron escapando en el marcador. A poco de terminar el tercer episodio le llegó a sacar 25 de diferencia (la máxima fue de 28), terminando de quebrar el juego a 13 minutos de la chicharra final.

Marín fue el gran líder de un Peñarol que voló en ataque, arrojando una labor descomunal de 24 puntos con 4/6 en triples, 6 rebotes, 3 asistencias y 27 de valoración. Con 39 años, el Pájaro está en un momento de excelencia, porque si bien una de sus funciones importantes en el equipo es la de guiar desde la experiencia a los más jóvenes, también demuestra que deportivamente está impecable (promedia 14.8 puntos en lo que va del Súper 20).

Pero el alero no estuvo solo, y detrás suyo, ante tamaño de caudal ofensivo, aparecieron las figuras de Thornton (17 puntos y 9 rebotes), Sansimoni (12 tantos), Bueno (12 también) y Nico Franco (13, más 5 tableros). Peñarol lastimó con alta efectividad convirtiendo casi el 60% de sus intentos de cancha (42/71), apartado en el que también hay que destacar que anotó 10 triples sobre 21 lanzamientos. Y eso fue imposible de detener para Hispano.

El encuentro comenzó peleado durante los primeros cuatro minutos. Luego que Hispano se ponga 12-10 en 5:20, Peñarol sacó a relucir su juego y con un parcial de 12-0, quebró el cuarto recuperando, corriendo la cancha con decisión para ponerse 22-12 en ventaja. Por una falla en el reloj, el partido se detuvo diez minutos y en el regreso el Milrayitas se fue al primer descanso manteniendo la diferencia por 28-18.

En el segundo segmento, Ramella movió el banco y extendió el buen momento de Peñarol. Con la frescura de Valinotti y Monacchi, sumado a la gran defensa interna de Thornton, el Milrayitas llegó a sacar 14 (38-24), obligando a Huarte a pedir minuto. Peñarol no aflojó pese a algunas apariciones de Gomez en mitad del cuarto, y se fue al vestuario con una ventaja de 55-42.

Buen arranque tuvo Hispano en el complemento, acortando a 8 la diferencia en los primeros dos minutos, hasta que Bruno Sansimoni (figura del primer tiempo) respondió con un triple. Inmediatamente, con apariciones de Marin y Buemo, Peñarol se alejó 68 a 49, con gran aporte de Lockett. Se mantuvo la superioridad del conjunto marplatense a lo largo del tercer cuarto y se fue al último descanso con 20 de ventaja, 83 a 63.

En la última etapa, Ramella puso en cancha a los cinco campeones de la Liga de Desarrollo y demostraron otra vez estar a la altura. Gran pasaje de Franco y Bednarek en el inicio, con determinación, para mantener la ventaja de 20 en los primeros minutos. Cuando Hispano se acercó a 11, apareció Federico Marín y con su experiencia, logró llevar a su equipo a la victoria con tranquilidad. Con muchos puntos en la pintura, errores muy seguidos del rival y gran trabajo en equipo, Peñarol ganó con autoridad, de principio a fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − dieciseis =