Este Instituto puede dominarte en un rato

Gloriosa primera mitad (58-23) para vencer a La Unión (2-3) y terminar esta fase -en casa- sin derrotas (5-0). El equipo crece y no le pesa el mote de candidato.

En el partido que cerró la acción en Córdoba de esta instancia del Súper 20, Instituto le ganó a La Unión de Formosa por 97 a 68 con un festival en el primer tiempo -58 a 23- que resolvió con mucha anticipación el desarrollo del juego. Parciales de 30 a 14 y 28 a 9 le dieron esa amplia diferencia a los de Lucas Victoriano, que anotaron de la manera que se lo propusieron y lograron mantener el invicto en el Ángel Sandrin durante esta primera parte del Súper 20.

La Gloria está teniendo un gran comienzo de temporada y tiene un pie en el Final 8 de este primer torneo. Es el líder en eficiencia con 101.2, en % en dobles (59.4) y puntos anotados (89.4). Además, es el tercer que menos puntos permite (70.8), un balance de casi 19 tantos a favor. Figura segundo en asistencias con 18.6, en robos con 9.2, % en triples con 37.9 y puntos desde el banco (33). Además de cuarto en tantos de ataque rápido (15.8). Números que ratifican lo que se observa en la cancha durante este invicto de cinco juegos.

Instituto le tiró su gran presente, la calidad de sus individualidades y su intensidad defensiva a La Unión de Formosa en esa etapa inicial para llegar a sacar 37 puntos de ventaja -58 a 21- con dos parciales que fueron casi un calco. La sensación que quedó es que el equipo jugó a otra marcha y así hizo todo con notable facilidad valiéndose de un rival que nunca pudo hacer pie en defensa y que menos aún encontró la forma de garantizarse puntos en el aro de enfrente.

Los números hablaron solos en el primer cuarto. Instituto sumó sus 30 puntos anotando con 6 jugadores. Con efectividad asombrosa: 5/6 en triples, 7/9 en dobles y 1/1 en libres. Cuello fue el que abrió el camino en los primeros 3’30” aportando 8 del 10-0 que tenían los suyos a esa altura. Después siguió el recital ofensivo para tocar máxima de 17 en esta fracción -24 a 7-. En el segundo cuarto todo siguió el curso del primero, ahora con la segunda unidad de Instituto. Elías, Copello, Tulián, el que venía a la cancha, anotaba y así la fracción se inauguró con una corrida de 12-0 para una ventaja de 28 -42 a 14-.

¿La Unión? Seguía como si no entendiera  lo que pasaba. No podía frenar la lluvia de puntos en su cristal y en ataque solo los intentos de Vieta aportaron más de una vez a las 9 unidades del segmento. La máxima se siguió estirando hasta los 37 -58 a 21-, score que apenas se modificó con un doble de Tabarez en la última anotación del primer tiempo.

Con aciertos de afuera de Ferreyra y adentro de Podestá, La Unión cambió la cara en la largada del tercero. Metió un parcial de 15 a 8 en 5 minutos para bajar la distancia a 28 -66 a 38-. En la otra mitad del cuarto Instituto encontró mejores opciones en ataque para equilibrar el score en el cuarto –lo perdió 23 a 22- y así logró mantenerse por arriba de los 30 de margen -80 a 46-, diferencia que se mantuvo hasta el 97-68 final, donde los entrenadores aprovecharon para rotar a sus jugadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 11 =