Lockett, el alma de un Peñarol que sigue soñando con el F8

El interno tuvo un gran cuarto final ante Gimnasia (4-2). Sumó 8 de sus 25 puntos y aportó mucha garra. De esta forma, el Milrayita quedó 5-2 y busca su lugar en el Final 8.

Los de Ramella llegaban con el cansancio de una dura derrota en suplementario ante Ferro en la noche del domingo, pero cuando necesitaron la reserva de energía en el duelo contra Gimnasia (que aún no había jugado en esta segunda parte del Súper 20) no hubo inconvenientes. Se la dio Phillip Lockett, el 5 que con su garra y apariciones decisivas resultó la diferencia en un juego parejo. Los de Comodoro Rivadavia estuvieron arriba durante los primeros 30 minutos, con una gran tarea colectiva, que se trasladó a 5 jugadores con doble dígito: Acuña (20), Mencia (17), Vázquez (16), Stehli (13) y Orresta (12). Pero se quedaron sin final y lo pagaron.

El amor propio de los pibes de Peña, con la experiencia de Lockett a la cabeza, hicieron que las piernas cargadas sacaran energía de vaya uno a saber dónde, y empezaron a defender como si jugaran la final del mundo. Le bajaron la efectividad a Gimnasia con una intensa presión sobre el perímetro, y el interno se hizo grande en la pintura rival, anotando 8 unidades en los 5 minutos iniciales del último cuarto para terminar siendo la figura de la noche.

Además apareció la mano del siempre importante Federico Marín, otro experimentado que puso dos triples consecutivos en ese parcial decisivo, y la madura conducción de Sansimoni en los minutos finales, lo que le permitió a Peñarol dar vuelta el marcador en un santiamén, y quedarse con la victoria para que Mar del Plata siga soñando con su lugar en el Final 8 (5-2). Los de Villagrán quedaron con 4-2.

Había empezado mejor Gimnasia, pero Peñarol contó con Buemo y Thornton. Con el buen aporte del extranjero, logró igualar en 16. Desde ese momento, el conjunto marplatense cometió muchos errores (terminó con 7 balones perdidos) y Gimnasia le metió un 11-2 para escaparse 27-18. La bocina encontró a los comodorenses arriba 28-22.

Peñarol siguió corriendo de atrás en el segundo cuarto. Alternó buenos pasajes para acercarse (30-27), pero cometió errores que le costaron caro porque el rival se le alejó (40-32). En el cierre afinó la ofensiva y con pases, pudo anotar con continuidad para ponerse a cuatro (44-40). La chicharra encontró a Gimnasia al frente 48-43. La mala noticia para los marplatenses fue la lesión de Valinotti en la espalda, que no lo dejó volver a jugar.

Con todo arrancó el Milrayita el tercer segmento. Fue fuerte atrás, aseguró el rebote y atacó rápido, con Sansimoni como conductor, para meter un 8-2 en 3 minutos y medio y pasar a ganar 51-50. Después recuperó el comando Gimnasia, que llegó a sacar seis (58-52), aunque Peña, de la mano de su base titular, cerró arriba 64-62 gracias a un parcial de 21-14.

Con Marín y Lockett encendidos, el ganador disfrutó de su mejor momento en el último cuarto y sacó 10 (76-66) cuando quedaban 7 minutos. Allí se vino Gimnasia, de la mano de Orresta y una defensa zonal, metiendo un parcial de 10-2 para ponerse a un doble (78-76). Llegando a la recta final, el Milrayita seguía dominando (85-78), pero Gimnasia, con Orresta como eje, se puso a un doble mediante un 5-0 (85-83). Allí apareció Monacchi con un triplazo para dar cinco de renta con 40 segundos por jugar. Además, Sansimoni metió un libre (89-83) y sentenció la historia.

VIDEO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =