Locura agónica de Zárate: Brocal le dio el triunfo en Lanús

El elenco de Manuel Anglese consiguió una victoria apasionante 60-57, dramática, cargada de emociones con un doble de Agustín para dar el vuelta el tablero, a 12 segundos.

La primera vez nunca se olvida, sigue latente en el fuego interno por siempre. Pocas cuestiones se comparan con el sabor de esa emoción iniciática y Zárate lo disfrutó con mayores condimentos por el desenlace. El elenco bonaerense abrochó su primera victoria en Liga Argentina y de un modo brillante, por la épica de un cotejo muy chivo, de fricciones, de errores, pero de mucha adrenalina y en la casa de Lanús.

La tripulación de Manuel Anglese transpiró el duelo, que dominó mayoritariamente en el tanteador, pero que en los instantes finales se le hizo cuesta arriba, porque el Granate encontró aire para pasar al frente en tres ocasiones, la última con 30 segundos con un doble de Franchino. Parecía que después de tanto remar, la embarcación se le iba a hundir. No obstante, Agustín Brocal se la jugó, penetró, se topó con una contención fortísima de Chaine, giró y soltó una bola que acarició la red, con 12 segundos en el reloj para el 58-57. Mazazo.

El dueño de casa ya no pudo volver a reaccionar, volver a concretar una remontada y la alegría cayó en manos de Zárate. Así, Lanús sumó su segunda caída en el fin de semana, tras el traspié en Chivilcoy del viernes. Mientras que los de Anglese abrazaron la victoria para cortar con las dos derrotas a cuestas.

El duelo se caracterizó por un goleo exiguo, de cifras tan magras que podrían invitar a investigar en los registros, al punto que al último cuarto ingresaron 44-41 para la vista. Sí, 44-41, con un 30,4% de cancha para el Granate y 37,5% de los zarateños. Aunque en cuanto a las performances, los visitantes exhibieron siempre una mayor concentración, una decisión granítica por defender como leones, con un inteligente aislamiento a Chaine, que solo se filtró en el tercer cuarto cuando juntó marcas y descargó para las bombas de sus compañeros. Luego, lo de Zárate fue de manual en lo defensivo.

El equipo bonaerense condensó su labor en los cinco titulares, que jugaron todos arriba de 26 minutos con picos de 34 en Andújar y 32 en Brocal. La actitud se erigió en una constante. Tras comenzar 8-3 abajo, el visitante revirtió y manejó el tanteador, con brechas entre 5 y 8 puntos y unos tramos de 10.

Lanús no rodó en su mejor versión, le costó romper el cerco electrificado defensivo del oponente y regresó en el último capítulo con tres bombas y el peso de sus mayores. Pero los errores estuvieron a la orden del día, un comportamiento que los acompañó en toda la noche.

Lucas Andujar con 13 puntos, 5 asistencias, 4 rebotes, 3 recuperos y una enjundia defensiva se destacó en el Antonio Rotili. Ni hablar de Brocal con 15 unidades (3/8 en triples), 4 rebotes y 2 asistencias.

Lanús 57: Bruna 2, Kelly 14, Di Muccio 3, Franchino 9, Chaine 9 (fi), Gago 2, Pablo 12, Chiabotto 6, Sacchi 0, Roveres 0. DT: Leo Costa.

Zárate 60: Andújar 13, Pascolatt 10, Brocal 15, Pineda 10, Banegas 6 (Fi); Baquero 2, Cuassolo 2, Arevalo 0, Sartor 0, Polesse 2. DT: Manuel Anglese.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − dos =