Cayó el último invicto: Riachuelo amargó a San Martín

Con 17 puntos de Paletta y Sánchez y un claro dominio del juego interior, los Eternos (4-2) se dieron un gran gusto: le propinaron la primera derrota a los correntinos (5-1).

En algún momento tenía que llegar. Desde el comienzo de la temporada, se sabia que el Superdomo podía ser un reducto difícil para los clubes visitantes. San Lorenzo fue el primer elenco en pisar el parquet riojano y se encargó de ser la excepción a la regla en la apertura de la temporada. Después, los de Salas derrotaron a Peñarol y luego estuvieron muy cerca de dar su primer gran batacazo allá por el 17 de noviembre, antes del parate por las ventanas, ante Instituto, que también llegaba invicto. En aquella oportunidad, la Gloria se quedó con el triunfo sobre el cierre por 81-79.

Pero esta vez se le dio: en el horizonte aparecía el temible San Martín de Corrientes, con cinco victorias al hilo, y con todo por delante para seguir siendo el único equipo sin conocer la derrota. Y hasta aquí llegó ese presente. Porque Riachuelo se plantó desde el comienzo, incomodó todas las variantes ofensivas del Aurinegro y le cedió un poco más de libertad en el tiro de tres puntos, lo que le salió bien, porque lo dejó en 8/25 (32%) desde la tercera dimensión.

De esa forma, pudo dominar las dos pinturas. Desde allí convirtió 48 los 78 debajo del canasto, dejando a su par tan sólo en 30 y también ganando el duelo rebotero, 43-33, además del correspondiente a las anotaciones en la llave. También anotó 16 puntos de segunda oportunidad, mientras que el Santo sólo consiguió 4. Importante para un equipo que ya no tiene a Eric Flor, goleador del torneo y gran diferencia en el perímetro.

VIDEOS,GENTILEZA DE FALTA TÉCNICA:

GALERIA DE IMAGENES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − seis =