Triunfazo de Peñarol: le ganó a Gimnasia y dio un paso clave

El Milrayitas ganó un duelo directo ante los comodorenses, por un vibrante 72-65 que se definió en los últimos minutos. Glass, con 17 puntos, fue el goleador.

Peñarol sumó una nueva victoria al derrotar como local a Gimnasia de Comodoro Rivadavia por 72-65. El elenco marplatense, que le había ganado de visitante, luchó hasta el final y contó con una aparición estelar de Al Thornton para inclinar la balanza en su favor.

Fue un primer cuarto más luchado que jugado, muy trabado, en donde el visitante sacó una pequeña renta de 4 luego de empezar perdiendo, gracias a un 7-0 (7-3). El local, incómodo en ofensiva, encontró dos triples (Buemo y Glass) para mantenerse a tiro (8-6).

Con un acierto lejano más de Glass paso a comandar 9-8, pero el rival metió un 4-0, aunque un dos libres del extranjero lo arrimaron a uno al sonar la chicharra (12-11).

Empezó mejor Gimnasia en el segundo (17-11), pero Peñarol encontró un par de buenas defensas y contraataques para volver a arrimarse (17-15). El trámite fue parejo, aunque el visitante dejó una mejor imagen lastimando con Acuña en el poste bajo. Por eso, se alejó 32-27 y Ramella, en un marco de paridad, paró el partido para tratar de corregir algunas cuestiones y mantenerse cerca. Cuando parecía que la distancia sería de cinco (36-31), apareció Monacchi con un triple sobre la bocina para dejar a Peñarol a dos (36-34).

Al volver a la acción, un nuevo triple de Monacchi puso a los locales adelante 37-36. Desde ese momento, dominó Peñarol, aunque sin poder quebrarlo. Siempre estuvo al frente y a falta de tres minutos sacó 4 (51-47) con un triple de Glass (3/4 hasta allí).

De todas maneras, en la recta final, Gimnasia ajustó en defensa y a los de Ramella les costó mucho atacar. Un 6-0 visitante lo dejó al frente 53-51 al cerrarse el parcial.

La buena producción de Gimnasia se extendió en el arranque del último cuarto. Peñarol falló, los visitantes aseguraron el rebote y atacaron con precisión para alejarse por ocho (59-51) en apenas dos minutos. Ramella detuvo las acciones.

Peñarol creció en su momento más comprometido y metió un 11-0 para pasar a ganar 62-59 a falta de cinco minutos. Como era de esperar, todo se emparejó hasta el cierre.

Dos equipos de un muy buen presente regalaron un final de alto nivel. Un triple de Sansimoni puso a Peñarol arriba por 3 a falta de 1 y medio (67-64). En ese ratito del final, los locales defendieron con fiereza y Al Thornton se robó el protagonismo, los aplausos y la ovación con personalidad para pedir la pelota y meter dos libres y un triplazo con Acuña encima y desde lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × tres =