Nikola Jokic, el doble MVP cuya elección en el draft la tapó Taco Bell

El serbio es casi sin discusión el mayor robo de la historia del draft. Lo eligió Denver en la segunda ronda con el número 41, aunque nadie lo vio.

El draft del 2014 se celebró, como se hacía habitualmente por entonces (desde el 2013), en el Barclays Center de Brooklyn, el 26 de junio, a las 8 de la noche. Por segundo año consecutivo, los Cavaliers de Cleveland iban a elegir con el número uno y esta vez no querían errarle, porque Anthony Bennett, el seleccionado en el 2013, había sido un fiasco (lo sería más todavía en el futuro).

Los Cavs, entonces, y extrañamente, volvieron a elegir a un canadiense: Andrew Wiggins. Pero el alero nunca debutó con Cleveland y, de hecho, fue parte de un canje raro, porque lo metieron en un paquete con el amigo Bennett rumbo a Minnesota, en un múltiple trade por el que los Cavs recibieron a Kevin Love. Segundo en el draft fue Jabari Parker (otro fiasco), tercero Joel Embiid, cuarto Aaron Gordon (compañero de Campazzo en Denver ahora) y quinto Dante Exum, también ahora compa de otro argentino, Nico Lapro, en Barcelona. 

La ceremonia fue transmitida, como siempre, por ESPN, y la primera ronda fue completa al aire, con algunos extranjeros más incluidos (ya estaban Wiggins de Canadá, Embiid de Camerún, Exum de Australia), como Nik Stauskas (Canadá, 8), Dario Saric (Croacia, 12); Jusuf Nurkic (Bosnia Herzegovina, 16); Tyler Ennis (Canadá, 18); Bruno Caboclo (Brasil, 20); Clint Capela (Suiza, 25) y Bogdan Bogdanovic (Serbia, 27).

Cuando empezó la segunda ronda, como sucede casi siempre, los picks fueron saliendo a la par de los comerciales de la TV, y así se llegó al puesto 41, reservado para Denver. En ese instante, un comercial de Taco Bell promocionando su Quesarito, una especie de pizza enrollada de queso de dudoso valor energético. Mientras tanto, en el bottonline, como se dice al texto que aparece en el margen inferior, decía: Current Selection (selección actual) Denver: PF Nikola Jokic, Serbia.

Así, sin pena ni gloria, le llegó el turno a Nikola en ese draft. Pasó totalmente inadvertido, y tenía lógica, porque Nikola era un flaquito alto que jugaba en el Mega de su país y tenía recién 19 años. Pintaba bien, pero no era un crack contrastado, aunque iba en camino. De hecho, en el 2013, había sido parte de su seleccionado en el Mundial U19 de Praga sin demasiada trascendencia (7.1 puntos, 6.0 rebotes). El mejor de su equipo era Vasilije Micic, el hoy estrella del Efes Estambul. 

En la 14/15, Jokic ya subió un nivel en la Liga Adriática y llegó el despegue: debut en la NBA, casi 10 puntos de media en su primer año (15/16), Juegos Olímpicos con Serbia en Río (9.2 puntos y 6.0 rebotes), y saltos grandes o gigantes en cada temporada NBA con los Nuggets, sobre todo de la 2019/20 (20.9 puntos y 9.8 rebotes) a la 2020/21 (26.8 y 10.9) y de ahí a la 2021/22 (27.1 y 13.8). 

En estos 8 años, de ser casi un Don Nadie a dominar la NBA, consiguiendo dos MVP consecutivos, algo que solo otros 4 pivotes consiguieron (múltiples MVPs): Kareem Abdul-Jabbar, Bill Russell, Wilt Chamberlain, y Moses Malone. Pavada de nenes. Con estos logros individuales, además, Nikola se pone a las puertas de romper otro número impactante: ser el primer jugador en firmar un contrato por 250 millones de dólares, el mayor de la historia. 

Se espera que Nikola haga un acuerdo durante la próxima temporada, la última de su actual convenio (32.5 millones), por 5 años y 254 millones, algo nunca visto. Obviamente, luego quizá lo supere James Harden o Steph Curry, pero a sus 27 años, podrá decir que fue el primero en conseguirlo. Y entonces, hasta quizá le interese comprar una acciones de Taco Bell. Sería como volver al principio de la historia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − uno =