El escándalo en Phoenix terminó con Robert Sarver suspendido por un año

El dueño de los Suns fue sancionado duramente por acoso, sexismo y racismo contra varios de los empleados de la franquicia.

La NBA finalmente decidió sancionar a Robert Sarver, el dueño de Phoenix, luego de la denuncia de conducta inapropiada contra los empleados de la franquicia. En este caso, estará afuera de la liga por un año y deberá pagar una multa de diez millones de dólares.

“Tuvo una conducta que claramente violaba las normas comunes del lugar de trabajo, como se refleja en las reglas y políticas del equipo y de la Liga. Esta conducta incluía el uso de un lenguaje racialmente insensible; un trato discriminatorio a las empleadas; declaraciones y conductas relacionadas con el sexo, y un trato duro a los empleados que en ocasiones constituía acoso” expresa el informe de la NBA.

A su vez, Adam Silver afirmó que “independientemente de la posición, el poder o la intención, todos debemos reconocer el impacto corrosivo e hiriente del lenguaje y el comportamiento racialmente insensible y degradante. En nombre de toda la NBA, pido disculpas a todos los afectados por la mala conducta descrita en el informe de los investigadores. Debemos hacerlo mejor”.

Durante su suspensión no podrá ir a ningún juego de la NBA o WNBA (también es dueño de Phoenix Mercury) ni participar de ningún evento, además de no estar involucrado en los negocios tanto de los Suns como de Mercury. Además, Sarver tendrá que completar un programa de formación que se centra en el respeto y la conducta en el lugar de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − seis =